Hotel-Restaurante Posada Casa Zulima

/, 4 Gastronomía/Hotel-Restaurante Posada Casa Zulima
Hotel-Restaurante Posada Casa Zulima 2017-06-16T16:47:24+00:00

Project Description

Dormir y comer totalmente a la “asturiana”. 

Aquí, en el Hotel Posada Casa Zulima puedes disfrutar de la auténtica cocina tradicional asturiana y de una noche en un pueblo delicioso, tranquilo y de vistas insuperables. Se trata de una casa centenaria típica asturiana con antigua construcción de muros de piedra.
  • 30 plazas

  • 10 mesas

  • de 18 a 30 €

El local tiene un comedor de agradable ambiente, que las personas que te atienden rematan para ofrecer una experiencia inolvidable. Además, no tiene muchas mesas. ¿Algún secreto? Sí, una cocinera experimentada y una materia prima de primera. Tienen menú muy asequible y entre sus especialidades destacan las carnes y como postre típico el Queso Casín con dulce de manzana. Y si eres celiaco, pues te cubren con un menú especial para ti.

Casa Zulima recibió este mes de abril el “Plato de Oro” en los Premios Gastronómicos “Platos de Oro 2017″ que anualmente entrega Radio Turismo. Oliva Poli González dirige el restaurante. Hace unos años, y en honor a su madre, puso el nombre de Posada Casa Zulima al establecimiento que, durante 35 años, regentaron sus padres con el nombre de Bar Poli, el Hogar del Cazador”.

Del hotel, te podemos decir que está en ese mismo bonito edificio, habitaciones acogedoras… y que Caleao se encuentra cerca de varias rutas de montaña. Un paseo por ese pueblo y sus alrededores no tiene desperdicio.

Aceptan reservas, tarjeta, y puedes tener acceso wifi si lo solicitas.

“Carta muy asturiana y acertada. Comimos picadillo con huevo y un cabrito espectacular!. Además la atención es estupenda”.

Laraseoa, Barcelona

“Materia prima de primera, cocinada al estilo de “mi mamá ” en un espacio rústico con pocas mesas. La dueña es simpatiquísima, aparte de excelente cocinera. La carta escueta pero variada. Comimos una ensalada de lechuga de las de verdad, una sopa de pollo servida en sopera, y de segundo, manitas de cerdo y piquillo de chorizo con patatas. Hasta las patatas fritas eran como las de antes. Todo magnífico y en cantidades “asturianas”. A la hora de pagar, si me hubieran cobrado un 50% más, me hubiese seguido pareciendo justo. Más que recomendable”.

JürgenB., España